Comunicado en adherencia a la Unión Antinceneración

Comunicado en adherencia a la Unión Antinceneración
diciembre 6, 2018 Fundación Reciclo

COMUNICADO EN ADHERENCIA A LA UNIÓN ANTINCINERACIÓN

En el marco de la manifestación de oposición a la incineración de residuos coordinada entre Santiago, Concepción, Temuco y Valparaíso el 28 de noviembre de 2018

Creemos necesario unificar un discurso en torno a la política de gestión de residuos en Chile.

Se trata de configurar colectivamente una visión política sobre la gestión de residuos, en la cual todas y todos los ciudadanos puedan participar.

El manejo de la basura es uno de los temas más rezagados de la agenda país siendo que la actualidad existe una alta cifra de gestión de 2,8 millones de toneladas anuales de residuos sólidos domiciliarios (RSD) en la Región Metropolitana y 4 millones en todas las otras Regiones del país.

Es necesario construir criterios y principios políticos que constituyan la base para una gestión sostenible de los residuos y de reciclaje en las ciudades, donde la incineración no debe estar considerada bajo ninguna de sus formas, ya que es una alternativa poco favorable en cuanto al impacto ambiental que produce la quema directa de residuos. Más aún, cuando deberíamos impulsar políticas que fortalezcan la industria nacional del reciclaje y la de energías renovables, en lugar de debilitarlas.

Impulsar incineradoras de residuos en Chile demuestra un retroceso en las políticas energéticas del país y también en la gestión de residuos.

Más aún considerando que nuestro territorio es abundante en fuentes limpias y renovables como la energía solar, eólica o marina, solo por mencionar algunas, todas las cuales actualmente pueden producir más de cien veces la demanda de energía total del territorio nacional.

Es decir, Chile no necesita incineración y no debe considerarse como una fuente energética alternativa en un país tan abundante en recursos renovables, territoriales y favorables ambientalmente. El país tiene la capacidad para generar políticas adecuadas que logren fortalecer efectivamente la industria de reciclaje nacional así como de la de energías renovables. Así también, el sector privado, público y académico ya ha demostrado su capacidad para desarrollar proyectos basados en tecnologías limpias, las cuales ya son ampliamente difundidas e implementados en diferentes sectores del país y nuestra región. Es decir, contamos con todas las aptitudes implementar proyectos ambientalmente prioritarios y en favor del bien común, por sobre los proyectos de incineración.

Es necesario, más que nunca, impulsar y priorizar políticas fuertes en favor del reciclaje, el compostaje, el reúso y la disposición responsable de residuos. Así también, es importante discutir políticas dirigidas a la reducción del consumo, para proponer políticas de avanzada que renueven los paradigmas convencionales sobre la gestión de residuos en lo político, en lo económico y lo social.

La quema de residuos no es una fuente renovable, no es limpia, ni tampoco inagotable. Ya existen casos en el mundo donde, luego de construir grandes incineradoras, ha sido necesario importar residuos desde otras regiones o países para cubrir las cuotas de producción de energía, cayendo finalmente en los mismos errores cometidos en el sector energético con la explotación del petróleo. El cual también corresponde a un recurso no territorial, agotable, contaminante, de grave perjuicio a la salud y de altos costos para el medio ambiente y el cambio climático, tal como la incineración.

Hace muy poco tuvimos la visita de la doctora Antonietta Gatti, investigadora de nanopartículas, quien ha dedicado su carrera a investigar los efectos de los contaminantes producidos por la quema de residuos de incineradoras, sobre el cuerpo humano. Ella, junto a Enzo Favonio de la Alianza Basura Cero Europa, aclararon que las partículas producidas por la incineración tienen efectos intracelulares. Es decir, son capaces de traspasar el tejido celular y adherirse químicamente a nuestro cuerpo produciendo efectos cancerígenos en el corto y largo plazo.

La comuna de Valparaíso no puede quedar ajena a este debate, no sólo porque alberga uno de los rellenos sanitarios más importantes de la Región, el cual recibe aproximadamente un 80% de los residuos la Región de Valparaíso, sino también porque ha dado vida a oficios, organizaciones y un sector privado activo que mantiene el reciclaje vivo en esta ciudad.

Por esta y muchas razones decimos no a la incineración de residuos. No a las zonas de sacrificio ambiental. No a la quema de químicos tóxicos que no pertenecen a nuestro aire.

Fundación Reciclo

Valparaíso, 29 de noviembre de 2018